Las realizaciones educativas de la CNT en el periodo revolucionario 1936-1939

Habida cuenta de que en Cataluña el fascismo fue derrotado más rápida y contundentemente que en otras partes y que el mayor peso en esa batalla de liberación lo llevó la CNT, ésta fue, en consecuencia, la que asumió muy responsablemente la puesta en marcha de toda la industria y la organización inmediata de los diversos servicios: asistencia social y sanitaria, abastecimiento, transportes, educación, etc. Ahora bien; ateniéndose a lo que se había hecho en el Comité de Milicias en el que se optó por dar participación a todos los partidos antifascistas, la proyección educativa se haría asimismo con el consenso de todos.
Puig Elías
Puig Elías
En el campo de la educación, además de poner en funcionamiento las escuelas ya existentes, se tenían que crear muchas nuevas, ya que tanto en Barcelona como en el resto de Cataluña quedaban muchísimos niños por escolarizar. Por otra parte, se quiso dar a la enseñanza una estructura nueva; una estructura que diera al niño, en su proceso evolutivo dentro de la escuela y siempre teniendo en cuenta su vocación y sus aptitudes, una solución de continuidad: desde la primaria y secundaria pasando por la técnica-profesional hasta llegar a la Universidad. Para llevar a cabo el proyecto se constituyó el Consejo de Escuela Nueva Unificada (CENU); organismo del que puede deducirse a juzgar por su heterogénea composición, que no era exclusivamente libertario; aunque, a decir verdad, la CNT tuvo en él gran influencia: primero porque la pedagogía de Ferrer flotaba en el ambiente, y segundo porque el presidente de su Comité era un exdiscípulo de Ferrerque había regentado hasta ese momento la Escuela Racionalista Natura. Se llamaba J. Puig Elías.
Para acoger a 125.000 niños en lugar de los 30.000 que había escolarizados, el CENU tuvo que requisar torres y conventos; aunque lo más difícil fue adaptar a la enseñanza a muchos hombres de profesiones liberales que no eran maestros. Queremos señalar no obstante, para demostrar cómo caló en el CENU el sentimiento libertario, el párrafo siguiente que extraemos de su enunciado teórico:
«Una vida escolar inspirada en un sentimiento de solidaridad universal y de acuerdo con todas las inquietudes de la sociedad humana y a base de la supresión de toda clase de privilegios».
Paralelamente al CENU existían las Escuelas Racionalistas de la CNT en número de 100 según nos informa B. Cano Ruiz, que fue secretario general de la Federación Regional de Escuelas Racionalistas de Cataluña. Al objeto de debatir si era conveniente o no la entrada de las escuelas racionalistas en el CENU, se celebró en el cine América, los días 8 y 9 de octubre de 1936, un Congreso de la Cultura de laConfederación Nacional del Trabajo. En él, tras vivas discusiones entre los partidarios del CENU y los que sintiéndose más ferreristas abrigaban ciertos recelos, casi todas las escuelas optaron por mantenerse independientes, intensificar la creación de nuevas escuelas y llevar a cabo el proyecto de Escuela Normal para la formación de maestros racionalistas. No podemos dejar en el olvido los 25 Ateneos Libertariosque había en Barcelona ni los otros muchos del resto de Cataluña en los que se impartía una vasta cultura de carácter científico, artístico y social; ni tampoco la labor que hicieron las Juventudes Libertarias, sal y pimienta de los ateneos. Estos jóvenes, tras haber conquistado un convento desde el que se defendieron durante algunos días los fascistas en él parapetados, convertirían el edificio en Instituto de Enseñanza Libre al que acudirían diariamente 500 jóvenes de ambos sexos anhelantes de aprender en libertad.
Recordaremos asimismo la Escuela de Militantes, situada en la casa CNT-FAl, y en la que se daban cursos de literatura y periodismo y se enseñaba a los jóvenes el arte del buen orador. Y no era menos digna de encomio la labor que realizaba Mujeres Libres desde su revista –que llevaba ese mismo nombre– y por medio de una suerte de Instituto que ellas mismas organizaron y al que acudían diariamente cientos de mujeres ávidas de conocimiento y de auténtica emancipación.
Publicado en Polémica, n.º 22-25, julio 1986





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada